La versatilidad que te permite el cabello largo a la hora de peinarlo es infinita. Si ya estas cansada de verte siempre igual, te contamos 3 de los peinados recogidos para pelo largo más fáciles de realizar.

Prepará tu cabello

Antes de decidir cuál va ser tu estilo favorito, lo más importante es que prepares tu cabello para evitar que se llene de frizz, reseque o dañe en caso de que utilices herramientas de calor como la plancha o el secador. Aplicá productos de buena calidad es básico para prolongar la salud de tu pelo y que el resultado de tu peinado sea ¡espectacular!

Media cola romántica

Si lo que buscas es un look un peinado para acompañar un look boho-chic esta opción es perfecta. Aplicá la cantidad necesaria para tu largo de cabello de la crema sin enjuague Rizo Coco con el cabello húmedo, para ayudar a esculpir y definir rizos.

Una vez que esté listo con la ayuda de tu buclera, rizá todo tu cabello solo de medios a puntas. Luego peiná tu cabello con raya al medio, y dejá dos secciones de cabello del frente despejadas. Atá el resto de tu pelo en una cola de caballo.

Con las secciones de cabello que dejaste libres enrollalas alrededor de la cola de caballo, y sujetá ambas secciones con horquillas por debajo para que no se vean y la colita con que ataste el cabello quede oculta.

Cola de caballo baja

Con tu cabello rizado de la misma manera que en tu peinado anterior, podés tener una variante más. Atá tu cabello con una colita baja y con la ayuda de tus dedos hacé un huequito y pasá el resto de cabello a través de él. Dale un poco de volumen al pelo que queda suelto con la ayuda de un peine fino ¡y lista!

Rodete alto

Este peinado es un clásico, solo que le vas a dar un giro sutil para darle un look más moderno. Comenzá por peinar tu cabello en una cola de caballo alta, procurá que el pelo quede sin frizz y super impecable. Cuando lo tengas, aplicá texturizador o shampoo seco en el cabello que queda libre, dale volumen con la ayuda de un peine fino. Enrollá el cabello alrededor de la colita, sujetala con horquillas. Para darle el último toque aflojá un poco el rodete y soltá algunos mechones en el frente.